Actualidad
PALERMO ESTUVO MUY BIEN; SAN ISIDRO, SENSACIONAL
Del Editor
20/12/2022
Revista Palermo
Los rostros de los directivos del hipódromo de Palermo denotaban satisfacción, más que alivio. Las dos reuniones en las que se distribuyeron las carreras que originalmente iban a ser parte del programa del domingo 18 generaron recaudaciones de más de 90 millones de pesos, dentro del rango normal de estas jornadas. El promedio del viernes 16 fue 5.636.725 apostado por carrera; el lunes 18, esa columna arrojó 4.780.148. Este último dato es importante. 

“Está demostrado que en una jornada de muchas carreras (hubo 17 el viernes y 19 el lunes) se juega lo mismo que en una de una cantidad menor, en la que el juego se compacta más, pero es casi el mismo”, comenta Federico Spangenberg, gerente del Argentino. Las versiones del Especial Encuentro Provincial (1000 m), el Provincias Unidas Copa Lionel Andrés Messi (1800 m) y el Especial Luis Bonetto-Copa Campeones del Mundo Qatar 2022 tuvieron deserciones normales, no hubo ausencias masivas por la postergación por 24 horas. De paso, Palermo se sumó a los agasajos a la Selección y a Messi.

El sábado, el hipódromo de San Isidro tuvo su fiesta máxima con las atracciones de siempre y la asistencia del intendente Gustavo Posse y autoridades de La Plata, Palermo y de la OSAF. El escenario del Jockey Club lució ordenado como nunca en la organización de la jornada, en la que todo el mundo se sintió cómodo, con espacios que por fin se destinaron al público de turf, como la nueva cervecería en el patio de la tribuna Oficial. En el futuro, estos sectores de gastronomía deberán servir para que la gente que no conoce uno de los hipódromos más bellos del mundo se sienta atraída también por el espectáculo en la pista.

Un espectáculo que volvió a demostrar que el turf tiene todo lo que se le puede pedir a un entretenimiento con apuestas. Que marcaron un récord. Lo que cualquier burrero veterano hubiera aconsejado a un novato de las tribunas sobre qué jugar en el Carlos Pellegrini habría naufragado: el convite era a inclinarse por un caballo de 4 años y más, con estrellas como Miriñaque y Durazzo, por encima de los potrillos de 3. Pero los jóvenes, con The Punisher arriba, coparon la trifecta, como para darles a los pálpitos más razones que las de la tabulada.
 
Y hablando del Pellegrini, hubo un gesto destacable de Juan Cruz Villagra, jockey de El Musical, clasificado segundo. Esperó montado en medio de la pista a Martín Valle, que venía saludando a las tribunas, casco en alto, en la montura de The Punisher, antes de ingresar en el pesaje, que venía de tiro con el palafrenero, para saludarlo por el triunfo con un apretón de manos. Si se dice que hubo un dejá vu al observar los mismos protagonistas del triunfo en 2021 (los colores de El Ángel de Venecia, Valle, Dany Etchechoury, con Village King) el final de este Pellegrini trajo de nuevo al caballo que definió el Jockey Club, El Musical, con otro ejemplar de Dany, Natan, lamentablemente ausente el sábado.

Villagra, que había reclamado en aquella segunda instancia de la Triple Corona, tras lo cual se generaron descomunales e innecesarios incidentes para solucionarlo con violencia, demostró que un final más o menos áspero, más o menos cerrado, termina al cruzar el disco, o, si lo requiere la situación, con un reclamo ante los jueces. Pero no impide que con el tiempo haya un saludo caballeresco ante la derrota para la que puede haber revancha.
 
La Vasca Cañete, ese personaje entrañable que recibía a los ganadores que volvían de correr en el hipódromo de La Plata y los dejaba listos para las fotos con sus allegados; conocida por todos, aunque no tanto por su nombre de pila, Nélida, murió sorpresivamente la semana pasada, cuando sufrió un ataque cardíaco súbito.

Nacida en la localidad de General Madariaga, fue la primera jocketa en egresar del Centro de Capacitación de La Plata y ganó dos de las 48 carreras en las que compitió, en el Bosque. Tenía tres hijos. Fue palafrenera de a pie desde 2002, como la recordaba a Quiti Martínez, otro inolvidable, en una nota en La Nación. Y también trabajó en la oficina de anotaciones entre otros sectores del hipódromo del Sur, donde ya se la extraña.
 
El fotógrafo estadounidense Bob Coglianese, fallecido a los 88 años, es el autor de una de las más célebres fotos que tenga la historia del turf: la de Secretariat definiendo por 31 cuerpos el Belmont Stakes de 1973, con su jockey, Ron Turcotte, dándose vuelta para buscar a sus rivales (abajo). Secretariat obtuvo allí la Triple Corona de los Estados Unidos después de más de veinte años. También, el fotógrafo captó la escena en la que Great Prospector muerde (o lo intenta) a Golden Derby, finalmente ganador, en el Tremont Stakes de 1972.

Bob Coglianese es el padre del multipremiado Adam, que sigue sus pasos y hoy es el reportero gráfico en jefe de la New York Racing Association (NYRA).
+Notas
20/06/2024
En su primera salida local el de Las Canarias volvió al podio en el Hándicap Fornara. 
20/06/2024
El ejemplar de Parque Patricios frenó a Hit Tifon por el hocico en su segundo Clásico General Manuel Belgrano (G3).
20/06/2024
La de Tres Jotas que entrena Arnaldo Vigil debutó ganando por 8 cuerpos en el Especial Independencia.