29/11/2021

Zodiacal sorprendió a la afición tras contundente victoria en el Gran Premio Jockey Club (G1)

Saltó desde la categoría de perdedores a la segunda gema de la Triple Corona nacional para hacerse notar con su desplazamiento.


Image
Click on image!

La prueba predilecta del sábado en el hipódromo de San Isidro, confrontó a potrillos de 3 años en recorrido de 2.000 metros, alzándose con la presea dorada uno de los ejemplares menos apoyados en el cotejo con respecto a las apuestas, Zodiacal, que con su atropellada convirtió un éxito soñado a sus allegados, dejando una vez más en evidencia el hecho de que las carreras hay que correrlas, pues, sin importar su falta de roce, puso contra las cuerdas a los más capaces para ser protagonista absoluto.

Conducido por Luciano Cabrera, el hijo de Cityscape cuidado por Osvaldo Dávila, viajó en posiciones intermedias en las primeras de cambio, mientras la prueba se desarrollaba de manera “asombrosa”, ya que el favorito, Vespaciano, salió desde temprano a pelear por la vanguardia, trenzándose en lucha con su compañero de yunta, Kodiak Boy.

Al pisar el derecho, el representante de Los Dago intentó filtrarse por líneas internas, pero se consiguió con un paredón de oponentes que no le permitió escabullirse, sin embargo, su piloto sacó rápidamente hacia afuera para tener libertad y pasar de largo en los 200 definitorios, cuando logró desplazar a Irwin hasta sacarle 3 tantos de diferencia al momento de retratarse frente al espejo. ¡Qué performance!

 Al cabo de 1’59”22c, el nacido en Wilgerbosdrift Argentina, puso su nombre en la historia de la hípica nacional, y tras lo solvente de su conquista mantiene grandes expectativas para proseguir con los éxitos. ¡Fue su 2º lauro en tan solo 5 actuaciones!