14/10/2020 por Héctor Torres

Con guapeza y velocidad, Culebron evitó ser "la novela de la tarde"...

Pese a quedar encerrado en un tramo del recorrido, cuando salió a media cancha el de San Lorenzo fue imparable. 


Image
Click on image!

¿Qué hubiera sucedido si el favorito Culebron no hubiese zafado del encierro que sufrió en un tramo de recorrido? Seguramente hubiese sido el comentario en el resto de la reunión del Hipódromo de San Isidro. Sin dudas se hubiese convertido en "la novela de la tarde".

Pero afortunadamente eso no sucedió y quienes lo ungieron en el Clásico Propietarios (L), prueba central que midió en la recta de césped a ligeros de la nueva generación, disfrutaron aliviados cuando el potrillo de San Lorenzo llevado por "la mano caliente" de Brian Enrique -está "intratable" el piloto santafesino- arremetió por mitad de cancha y resultó imparable para los rivales que quisieron frenarlo, entre los que se contaron Singer Key y La Rubia Blue, que discutían por la victoria, hasta que entró en escena el de Daniel Cima que los pasó como a postes, y también Dear Lenovo que terminó escoltando desde 1 1/2 cuerpo al favorito.
Antes de pasar de largo, como se dijo, Culebron quedó junto a los palos y con una pared de potrillos que luchaban a brazo partido por el liderazgo. Ahí fue donde quienes habían apostado por el ejemplar entrenado en Rosario se dieron por perdidos. Pero metros más adelante, la pericia de Enrique y la guapeza y velocidad del ganador, les demostraron que ninguna carrera está perdida hasta que no está perdida.