23/03/2020 por Revista Palermo

Cómo enfrentan los cuidadores el desafío de mantener la sanidad de los caballos

Roberto Pellegatta, Jorge M. Neer, Edgardo Martucci, Dany Etchechoury, Nicolás M. Ferro, Edgardo Mondazzi, Juan C. Viviani, Alberto Aldasoro y Facundo Cabrera dan su parecer
Image
Click on image!

Los entrenadores de caballos de carrera se enfrentan a un desafío inédito: mantener la sanidad de sus pensionistas con mínima actividad (vareo, ensayos, caminatas)  y sin una fecha para volver a competir lo que impide cualquier planificación. Además sufren la falta del personal que se ocupa del día a día como es hacerles la cama, darles de comer, vendarlos, etc. La situación en cada hipódromo es diferente. Palermo habilita sólo dos horas la pista, San Isidro mantiene abierto con restricciones el Campo 2 y La Plata está cerrado al igual que Rosario.  

Aquí la palabra de los profesionales

 Roberto Pellegatta (Palermo)

 “Al stud no voy. El stud se complicó mucho porque yo tengo 40 peones y logré que se queden seis –que hacen allí la cuarentena- y esos seis le tienen que dar de comer a 100 caballos. Es muy difícil”, señaló el entrenador del reciente ganador del Gran Premio Latinoamericano

Pellegatta puso énfasis en la características de los SPC: “Los caballos tienen un problema grave: si los dejas adentro del box y le das muy poca comida se comen la cama. En mi caso es paja de trigo pero los que tienen viruta, si los caballos no tienen para comer se dan vuelta y se comen la bosta.  Eso pasó y lo vi toda mi vida.

Asimismo, puso el acento en la necesidad del cuidado diario: “Si un caballo  tiene infosura…, de cada 10 hay que matar a 9. Porque es como “el pie y el zapato”. El dedo se sale por debajo de la suelta y entonces hay que matarlo. Ese tema es más grave de lo que la gente cree”, recalcó para marcar la necesidad de que exista personal a cargo de los animales.

“Yo tengo a Gonzalo Pasini acá conmigo y a Juan (Saldivia) que está de cuarentena hasta el jueves porque vino de Estados Unidos, y hacemos lo que podemos. Hoy les dije que traten de varear seis o siete un día, y seis o siete al otro día, pero mucho no puedo hacer con seis peones, que apenas les pueden dar de comer. Estamos complicados”, añadió.

El exitoso entrenador subrayó que “Hay muchos cuidadores que van a sufrir mucho más que nosotros. Escucho que hay patrones que se llevaron los caballos; entonces no pagan pensión pero los peones les quedan al cuidador. ¿Y los sueldos quien los paga? Se va a complicar mucho. En mi caso quedaron los caballos que están por administrador pero otros studs como Aladino y Dark Horse se los llevaron y en esos casos se hacen cargo de los peones”.

“Pelle” insistió en que “el miedo mío es que tengan infosura. Los caballos de carrera no pueden estar en el box. Se complica muchísimo, muchísimo. Hay que hacer lo que se pueda”.

Edgardo Martucci (Palermo)

Edgardo Martucci mantiene la fe sobre la caballada que tiene para 2020 e ideó un plan tratando de suplir la falta de personal.

“Yo tengo peones que se quedan pero no todos y entonces voy a tener problemas. En Palermo tenemos dos horas de pista entonces decidí que de los 28 caballos que tengo 11 fueran al campo. Los caballos que estaban vareando  van a seguir vareando en el campo. Acá el tema es el mantenimiento de los caballos. Los que estaban para correr en abril hoy están vareando, no los puedo dejar engordar. Esas dos horas de cancha me van a servir para una cantidad de caballos, pero no tantos. El envío al campo de algunos caballos lo decidí yo anteayer y a los propietarios estuvieron de acuerdo. Los que estaban acá que estaban para correr van a seguir vareando acá lo que quiere decir un mantenimiento más fuerte que en el campo. Dentro de los que mandé al campo había algunos que estaban saliendo de una sobrecaña, otros que estaban trotando para empezar a tender. Los que se quedaron acá son los que estaban para correr en abril. Cinco o seis potrillos y algunos caballos mayores que acá tendrán un mantenimiento más fuerte”.

Sobre el lote que fue al campo recalcó que “se los envié a gente de mi máxima confianza y sigo todo por teléfono. Fabián Olivera y los haras Las Retamas y La Sortija. Ahí voy a hacer un pre training, que no los puedo hacer con todos porque los potrillos se te vienen uno atrás del otro. Los que mandé al campo son los que estaban más atrasados y si esto no va para tan largo, estos caballos que mandé al campo van a estar preparados para cuando me den el ok para entrar a la pista con posibilidades de varear”.

Martucci tiene muchas expectativas en 2020 porque hace tiempo asegura que tiene una muy buena potrillada en cabeza de Rodolfo Pedro, que confió el.

No obstante el optimismo, también observó la situación a largo plazo: “

Va a haber mucha gente que no va a poder pagar. Si corremos dentro de tres meses habrá mucha gente que no los van a poder bancar a los caballos y habrá que hacer algún ajuste. Vamos a ver si el hipódromo da una mano con el tema de los boxes”.

Jorge Mayansky Neer (Palermo)

Jorge Mayansky Neer puso el acento en la necesidad de flexibilizar la movilidad del personal de peones y galopadores, haciendo foco en el decreto que contempla excepciones para el sector agropecuario y el bienestar animal.

“Estamos haciendo lo que podemos. Dan la cancha apenas dos horas y se limitó mucho la entrada de personal. Este es un problema para poder atender los caballos y creo que debe revisarse, siempre respetando las normas vigentes pero dando espacio para que los caballos puedan mantenerse saludables.  Si paramos tanto la actividad retomarla va a ser muy difícil. Creo que habría que estudiar el decreto del gobierno referido a la parte agropecuaria que permite el movimiento de personas para el bienestar animal y ver si podemos aplicarla para poder atender bien a los caballos. Creo que tenemos que mejorar el tema del personal y de los galopadores”, indicó.

Neer alertó que “si seguimos de esta manera, como entrenador puedo decir que no va a ser fácil retomar la actividad. Cuando termine la crisis no va a ser fácil volver a poner en marcha el circo. Se nos está haciendo muy complicado. Tenemos que acatar las órdenes de las autoridades pero de esta manera a nosotros se nos va a hacer muy difícil volver. Tendríamos que consensuar entre todos como poder seguir sin poner en riesgo a nadie”.

E insistió en estudiar el decreto con excepciones al sector agropecuario:  Dentro del marco de ese decreto tal vez podemos ver cómo permitimos el movimiento del personal porque los caballos necesitan ser atendidos. Es muy difícil resistir de esta manera. Galopadores no hay y hay muy pocos  peones trabajando. Se hace lo que puede”.

Nicolás Martín Ferro (San Isidro)

Por su parte, Nicolás Martín Ferro también acomoda día a día la realidad del stud y tomó la decisión de intentar seguir con el vareo.  

“Esto es algo a lo que no estamos acostumbrados. Hemos pasado de todo pero una así no la conocemos. Estoy todavía sorprendido y viendo cómo actuar. En mi caso implementé un sistema de guardias y estoy trabajando con la mitad del personal. Y por el momento estoy tratando de galopar y mantener el estado aeróbico de los caballos. Aunque sea van a salir tres o cuatro veces por semana. Un día saldrá un lote y al otro día saldrá otro. Pero la idea es que mientras se pueda y sigamos teniendo la buena predisposición de la gente del Campo 2, que está haciendo un gran esfuerzo para que tengamos cancha”, señaló.

Sobre el training precisó que “los tenemos en base a un vareo suave y galopando. Otros entrenadores decidieron sólo dar de comer y caminar, pero yo mientras pueda voy a galoparlos día por medio y con la mitad de personal para reducir riesgos. Es importante para nosotros que los caballos puedan seguir galopando”.

Al igual que Pellegatta recalcó que “es muy difícil que un caballo pueda estar 15 o 30 días adentro y por eso los sacamos”.

“Es un día a día -continuó- y todos los días vamos viendo alguna cosa nueva para adaptarnos. Por el momento los propietarios están apoyando, sabiendo que estamos haciendo lo mejor para los caballos y para el personal del stud también”.

Daniel Etchechoury (San Isidro)

“Ayer decidimos no varear más y tener guardias con dos personas en el stud

para dar de comer y hacer lo que se pueda. Caminar si se puede, limpiarlos y no mucho más. Con menos personal es muy difícil. Algunos propietarios han llevado sus caballos al campo como Las Monjitas, La Nora y estamos viendo si llevamos otro lote, pero no todos los propietarios tienen donde mantener a sus caballos”.

Edgardo Mondazzi (La Plata)

La situación en La Plata es mucho más compleja porque el Hipódromo está cerrado y sólo se permite el ingreso a la Villa Hípica.

“En La Plata estamos muy complicados porque no hay vareo. Los que estamos adentro como yo –estoy en la parte vieja del codo de Tolosa- podemos sólo salir a caminar. Y los del otro lado puedan hacer lo mismo. Mañana (martes 25) podría haber alguna novedad para ver si al menos nos autorizan un horario de cancha más restringido”.

Juan Carlos Viviani (La Plata)

 “Yo desde el jueves no los saco a los caballos. Nadie los puede sacar a varear porque la cancha está cerrada. Aparte se corre el riesgo que se vea movimiento en las calles de la zona y los vecinos hagan denuncias. Yo estuve haciendo algunas averiguaciones porque había rumores de que podían dar la cancha el martes o el miércoles pero me dijeron que no la van a dar”.

Alberto Aldasoro (La Plata)

"Al no haber cancha los animales están en el box. No salen ni a caminar. Para mi es conveniente bajarle un poco la ración, no así el pasto y cuidarlos igual que siempre menos el vareo. Así nos estamos manejando en el stud. Tenemos permiso para ingresar a la Villa Hípica y atenderlos en los requerimientos de comida y salud”.  

Facundo Cabrera (Rosario)

“En Rosario se cerró la cancha el jueves pasado. Podemos entrar y atender a los caballos pero yo como medida de seguridad de los cuatro peones que tengo van dos a la mañana y dos a la tarde para sacarlos a caminar una vueltita por afuera. Estamos viendo con gente de la Gremial para ver si podemos abrir la cancha para que vareen y puedan subsistir jockeys y vareadores porque si ellos no trabajan no cobran. Está difícil sobrellevar la situación pero hay que entender que esta es una epidemia a nivel mundial y no se puede hacer otra cosa”.

 

Equipo periodístico de Revista Palermo